Un paseo por senderos de naturaleza mediterránea junto al mar, bañarse en calas de agua cristalina o atardeceres de ensueño en miradores únicos, son algunas de la experiencias que viviremos juntos en esta ruta por los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Y es que la Costa Brava nos ofrece una naturaleza salvaje que se funde con un mar mediterráneo de aguas cristalinas, con pueblos con encanto y con una gastronomía marinera que te enamorará. Una suma de sensaciones que seguro te sorprenderán, desde Blanes hasta Portbou.

Hoy te damos todas las claves de nuestro viaje, con los rincones imprescindibles que debes visitar en la Costa Brava.

¿Cómo llegar y moverte por la Costa Brava?

La mejor forma de hacerlo es en coche. ¿Por qué? Este es un destino ‘slow travel’ o lo que es lo mismo, perfecto para disfrutar sin prisas, bañándote en mil calas de ensueño, disfrutando de paisajes naturales y descubriendo los pueblos más bonitos de la Costa Brava, parando allí donde te apetezca.

En nuestro caso, desde Valencia tenemos un trayecto de unas 5 horas en coche pero, ¿cómo llegar y organizar tu viaje si no tienes esta opción?

Las dos ciudades más cercanas a las que llegan regularmente vuelos y trenes de media o larga distancia, son Barcelona y Girona. Desde ambas ciudades tienes varias opciones de trenes (hasta Blanes o Figueras) y autobuses, que te acercan a cualquiera de los pueblos de la costa como Lloret de Mar, Tossa de Mar, Platja d’Aro, Palafrugell, Roses o Cadaqués. Otra buena opción es alquilar un coche en cualquiera de sus estaciones y empezar vuestra ruta de ensueño por los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Los pueblos más bonitos de la Costa Brava

Nuestro objetivo era exprimir al máximos el tiempo que teníamos para disfrutar nuestro viaje. Así que decidimos alojarnos en dos municipios durante nuestro viaje, y evitar así largos desplazamientos diarios para conocer esta la Costa Brava.

Primera Parada

Nuestra primera parada es en Palafrugell, un municipio a 135 Km. de Barcelona en la comarca del Bajo Ampurdán. En sus alrededores encontrarás multitud de alojamientos que idóneos para pasar los primeros días de tu ruta por los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Nosotros optamos por alojarnos en Hotel Casamar, a 10 minutos de Palafrugell, por su cercanía al mar y sus vistas exclusivas de la localidad de Llafranc. Llegamos prácticamente al atardecer, así que en nuestro primer día optamos por pasear, conocer la zona y disfrutar de un primer baño en el mar.

Hemos dicho que se trata de una viaje a tu aire, así que no vamos a ponerte itinerarios pero, ¿Qué ver por esta zona? ¿Qué te recomentamos?

Tamariu

Un pequeño pueblo pesquero con mucho encanto, situado entre Begur y Calella de Palafrugell.

La fama de este lugar viene por su riqueza paisajística, que ha logrado mantener su imagen original, pese a la fama actual de este lugar.

También son sus playas y calas naturales, las que otorgan su fama entre los viajeros. Su playa principal en la Bahía de Tamariu tiene apenas una longitud de 220 m y unos 40 m de ancho, y está compuesta de arena fina de color dorado. Por otro lado, nos ofrece también lugares más recogidos como Cala Els Liris, más al sur, o la Cala de Aiguadolça al norte.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de RestLaCalèndula/HoteldelTeatre (@lacalendula) el

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Francesc (@traventure08) el

Peratallada

Este pueblo no tiene mar pero te aseguro, que no le hace falta. Este es sin duda uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava.

Un pueblo medieval que nos traslada a sensaciones de la Toscana, mientras paseamos por su calles. Disfrutarás admirando sus murallas, el Castillo con su torre del Homenaje, la Iglesia de San Esteban o la Plaza de les Voltes, que por cierto, es un lugar perfecto si piensas para a reponer fuerzas o comer.

Ya sabéis que en Band Of Travellers además de viajes, somos apasionados por la fotografía y vídeo de viajes, y te recomendamos visitarlo en el atardecer si quieres sacar fotos increíbles.

Un lugar perfecto para una escapada, sobre todo si te gusta la naturaleza, la artesanía y comer bien.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Citizen Of The World©️ (@hello_cities) el

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Connect with people who remind you of what you truly are. 💫 📷 by @sterxel 🥰 All rights and credits reserved to the respective owner(s).

Una publicación compartida de WOMANTRAVEL ♡ ONLINE MAGAZINE (@woman.travel.magazine) el

lla Roja, en Begur

A unos 20 minutos al norte de Palafrugell podemos visitar Begur, otro de los pueblos más bonitos de la Costa Brava. Un municipio que nos invita a viajar en el tiempo, a la Edad Media desde lo alto de su Castillo, o hasta la época colonial con las casas que hicieron aquellos navegantes que volvían después de haber hecho “las Américas”.

Además sus calas y playas son un espectáculo de la naturales, llenas de color gracias la decoración de sus casas típicas de la zona. Nos quedamos con Cala Sa Tuna, por su belleza y sus aguas.

Destaca su cala Illa Roja, una pequeña playa de 180 metros a los pies de un acatilado de piedra rojiza. Queremos advertirte que se trata de una playa nudista, así que si decides adentrarte…abre tu mente!

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Joan Trias | 🌐 Girona (@joantriasva) el

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de M. (@maidimae) el

Segunda Parada

¡Nos movemos! Y nos trasladamos a la joya de la Costa Brava, el pueblo de Cadaqués. Era uno de los lugares que más ganas teníamos de visitar en nuestra ruta por los pueblos más bonitos de la Costa Brava. Una carretera que serpentea un puerto de montaña, nos hace descender y protege a su vez, la belleza y el remanso de paz coloreado de blanco que es el pueblo de Cadaqués.

Nos alojamos en el Hotel Boutique Villa Gala y recomendamos la experiencia. Un alojamiento totalmente renovado y con unas vistas extraordinarias. Una vez aterrizados, es momento de admirar la belleza de Cadaqués.

Cadaqués

Es fácil entender por qué Cadaqués ha sido patio de recreo de multitud de artistas. Es un lugar que ofrece tranquilidad e inspiración al viajero.

Existe el rumor que el viento de Tramuntana trastoca a quienes conviven con él, pero bendita locura si éste mal te encuentra en el pueblo de Cadaqués. Nada más bonito puede haber, que pasear por sus pequeñas calles empedradas o bañarte en sus calas de aguas en calma en durante tus día de verano.

Pese a su extendida fama, siendo el lugar dónde vivimos el verano soñado de cualquier anuncio de cerveza, es un municipio de ha sido capaz de sobrevivir a las modas y mantener su esencia mediterránea convirtiéndose en una especie de último eslabón de los pueblos perdidos.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Descobreix Catalunya (@descobreixcatalunya) el

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ꜱᴏʏ ʀᴏᴍᴀ (@romanah9) el

¿Qué otros lugares mágicos podemos visitar desde Cadaqués?

Cap de Creus

Al norte de Cadaqués, a penas a 17 minutos en coche, tenemos este Parque Natural de formas caprichosas. El viento de Tramontana y el Levante le han dotado de una apariencia singular con formas rocosas y abruptas, y con pequeñas calas de piedra donde parece que el tiempo se detiene, gracias a un clima suave.

En lo alto, su faro de 87 metros de altura ofrece una postal mítica de este lugar, con una belleza singular siendo uno de los faros más antiguos de Cataluña.

Un lugar que sigue virgen de la mano del hombre y donde los amantes de la naturaleza como tú, apreciarán la riqueza paisajística y de sus aguas.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Parc Natural del Cap de Creus (@parcnaturaldelcapdecreus) el

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de cande mónaco 🌾 (@itsnot.coco) el

Y así llegó nuestro viaje a su fin. Esperamos que esta ruta te ayude a organizar tu viaje a la Costa Brava. Nosotros volvimos enamorados de la provincia de Girona, un lugar mágico que entenderás sin duda en cuanto la visites, convirtiéndose en uno de tus destinos favoritos en España.

¡Cuéntanos tu viaje a la vuelta! Compártelo con nosotros en #bandoftravellers y dinos si nos hemos olvidado de algún otro rincón mágico que hayas descubierto en tu viaje.

¡Hasta la próxima viajer@! Bienvenid@ a la banda.