El Ibón de Plan ha sido uno de los lugares más bonitos que visitamos durante nuestro último viaje por Navarra y Aragón.

El Ibón de Plan o Basa La Mora es uno de los «ibones» o lagos naturales más admirados por amantes de la naturaleza y las rutas de senderismo. Parta nosotros es uno de los más bonitos que hemos podido visitar.

Una ruta sencilla, incluso para hacer en familia o con niños, a uno de los lugares más maravillosos del Pirineo Aragonés.

Cómo llegar al Ibón de Plan (Ruta sencilla y para todos los públicos)

Punto de Partida: Saravillo

Nuestra propuesta es que empieces la ruta desde Saravillo. Este es el camino más sencillo, según nuestra experiencia. Desde esta pequeña localidad tomaremos una una pista forestal hasta el Refugio de Lavasar.

Encontrarás fácilmente el comienzo de esta pista forestal como «Las Esplanadas, Saravillo» en tu mapa. Lo identificarás por un parking situado al comienzo de la ruta forestal, donde además se encuentra el dispensador de tickets que te permite por el coste de 3 euros, circular con tu vehículo por la pista forestal. Este dinero es recaudado para mantener dicho camino.

Pista Forestal hasta el Refugio de Lavasar

La pista forestal hasta el Refugio de Lavasar es de 14 kilómetros pero se tarda alrededor de una hora, debido al estado de la carretera. Estuvimos a finales de Julio y el estado de la pista forestal era óptimo para cualquier turismo, aunque es cierto que será más cómodo si puedes hacerlo con un vehículo todoterreno.

A tu llegada al Refugio de Lavasar encontrarás diferentes zonas donde poder estacionar tu coche y dar comienzo a una pequeña ruta hasta el Ibón de Plan. Aprovecha este momento para tomar fuerzas y disfrutar de sus vistas. Es importante que dejes el ticket visible en tu vehículo durante el tiempo que esté aparcado en este punto.

Ruta de Senderismo hasta el Ibón de Plan

Una vez llegues al Refugio de Lavasar y aparques tu coche, es hora de empezar la pequeña caminata hasta el Ibón de Plan.

El camino desde el Refugio de Lavasar al Ibón de Plan es fácil y corto. Se tarda alrededor de 20-30 minutos y sin mucho desnivel. Basta con un calzado cómodo y con buena sujeción, o botas de montaña si visitas esta zona fuera de los meses de verano o con condiciones de tiempo adversas.

Quizá el tramo más complicado de la ruta al Ibón de Plan es el cruce de un pequeño río, ya que dependiendo del año y la época en que hagamos nuestra visita, su caudal será diferente.

Una ruta preciosa de montaña entre pinos y rocas. Al poco de empezar a andar llegarás a una pradera de ensueño y tras ella, aparecerá la visión del Ibón de Plan. Un paisaje de postal, propio de las montañas de Canadá con un lago de aguas cristalinas.

¡Llegaste! Disfruta de un baño y relájate con un pequeño picnic en este lugar, para reponer fuerzas para el camino de regreso.