¿Estás organizando una escapada para visitar Los Mallos de Riglos? Si tienes pensado escaparte unos días a Huesca y tienes dudas de dónde alojarte o qué ruta tomar, has llegado al lugar indicado. En este post te contamos nuestra experiencia, te recomendaremos qué ver, dónde dormir y algunos consejos para tu visita.

Durante este verano de «nueva normalidad» hemos aprovechado para conocer un poco más los tesoros que encierra nuestro país.

Nos escapamos a la comarca de Hoya de Huesca, y nos ha sorprendido. Una riqueza cultural, natural y paisajística que merece la pena conocer. Una de las joyas de esta región es la visita a los Mallos de Riglos, y hoy te damos algunos consejos para tu visita.

Ruta hasta Los Mallos de Riglos

Los Mallos de Riglos son unas majestuosas formaciones geológicas de paredes verticales y color tierra que se encuentran en Riglos, una localidad a 45km de Huesca (9,8 km o 14 minutos desde nuestra ubicación, de la que hablaremos más adelante).

El Mirador de los Buitres ofrece sin duda una de las mejores vistas panorámicas de los Mallos de Riglos.

Ruta de Mallos de Riglos

La ruta hasta el mirado puedes hacerla en su totalidad en coche. Nos desplazaremos a la localidad Sarsamarcuello, desde donde tomaremos una pista forestal situada en su extremo norte y que conduce directamente al mirador.

La senda está en buen estado a excepción de ciertos tramos sin asfaltar, que pueden ser algo más complicados si no viajamos con un 4×4. Pero no implica que no puedas llegar a cima, sino que tendrás que ir con más cuidado. Durante el recorrido encontrarás diferentes paradas para disfrutar de unas vistas inmejorables, especialmente desde una pequeña capilla que encontrarás a la izquierda del camino justo antes de llagar al mirador.

Ruta Mirador de los Buitres

Una vez llegues al mirador, encontrarás una zona de aparcamiento y una caseta de observación de buitres. Es probable que puedas admirar el espectáculo de verlos volar muy cerca. Así mismo, tendrás una vistas únicas de los Mallos de Riglos.

Nuestra recomendación es que lo visites al atardecer, cuando la luz te ofrecerá una gama de colores únicos de los Mallos y su entorno.

Otra de las vistas que no puedes perderte es desde la aldea de Riglos, a los pies de los Mallos. Un lugar precioso por el que pasear, admirar desde la cercanía de estas formaciones y terminar el día cenando en alguno de sus dos restaurantes. Trato familiar y una exquisita comida con vistas.

Dónde Alojarse

Nosotros buscábamos un lugar poco concurrido y alejado de la urbe que nos permitiera desconectar. Dimos con el Hotel Spa Agua de los Mallos, un oasisi de tranquilidad y naturaleza en mitad de la comarca Hoya de Huesca.

Una situación privilegiada a los pies de Los Mallos de Riglos y con todas las comodidades de un hotel moderno. Nos gustó especialmente su ambiente familiar, el servicio y la atención de su personal. Era un lujo poder cenar en su terraza o darse un baño disfrutando de las vistas.

El Hotel cuenta además con un cómo parking exterior gratuito, -detalle importante si realizas tu viaje en coche por esta zona-, y cuenta con un buen restaurante que si viajas en familia será una ventaja para las noches en el hotel, dado que se encuentra en una zona apartada.

Espero que este post te sirva para preparar tu viaje a la comarca de Hoya de Huesca y organizar tu visita a los Mallos de Riglos. Si tienes cualquier duda o deseas contarnos tu experiencia, te animo a dejar un comentario o escribirnos.

Puedes seguir descubriendo más destinos con nosotros aquí >

¡Hasta la próxima, viajeros/as!